Por Carroll Rios de Rodríguez | [email protected] 

Desde el 15 de agosto, se reportan miles de incendios forestales en las selvas amazónicas. Estas noticias enfocan la atención mundial en un sínodo sin precedentes, convocado por el papa Francisco desde el 15 de octubre del 2017: la Asamblea Sinodal Especial sobre la Pan Amazonía. Dicho sínodo se llevará a cabo en octubre de este año. A continuación, ocho claves para comprender esta iniciativa.

  1. ¿Qué es un sínodo? Los obispos acompañan al romano pontífice de forma constante; el Sínodo de Obispos tiene una secretaría permanente en Roma. El papa Francisco ha utilizado la modalidad sinodal con más frecuencia que sus antecesores y de forma singular. Desde siempre, los obispos se reúnen para preservar y acrecentar la fe y fortalecer la disciplina eclesiástica. El papa Francisco dota la modalidad sinodal de una dimensión dialogante y participativa: el papa propone una Iglesia que sale al encuentro del mundo. 
  2.  ¿Por qué las Amazonas? Son dos los objetivos de enfocarse en la Amazonía: evangelizar de las personas que pueblan la región, y conservar el ambiente natural, un importante pulmón del planeta.  Según los organizadores del sínodo, el papa Francisco ve la Amazonía como «la periferia de las periferias». Es un lugar donde se puede poner en práctica la Iglesia misionera dedicada a los «descartados» y pobres, así como materializar su visión de la ecología integral.
  3. ¿Qué países incluye la Amazonía? La Amazonía incluye la totalidad o parte de nueve países sudamericanos: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, la Guyana Francesa, Guyana, Perú, Venezuela y Surinam. Según el Vaticano, se trata de 6 millones de kilómetros cuadrados, 2.8 millones de habitantes y 400 tribus. 
  4. ¿Cuál es el significado de la región para los católicos? El territorio amazónico ha sido tierra de misión desde la época de la colonia española y portuguesa. Los habitantes de los nueve países que abarcan la región practican, en su mayoría, la religión católica, aunque las tierras amazónicas tienden a ser menos pobladas y con una menor presencia de la iglesia que otras provincias. Muchas de las tribus amazónicas practican religiones paganas. Por ejemplo, una de las tribus más grandes, los Yanomamis, practican el animismo y observan la poligamia. Adicionalmente, la región ha experimentado una penetración del cristianismo pentecostal.
  5. ¿Quiénes viven en la selva amazónica? En las Amazonas hay ciudades relativamente grandes, como Manaus, en Brasil, con aproximadamente 2 millones de habitantes, y también hay indígenas aislados o no contactados, nómadas y sedentarios. Son grupos relativamente pequeños, a veces compuestos por un puñado de familias, como los ayoreos totobiegosode de Bolivia y Paraguay. En lo que respecta al ambiente, es un bioma que comprende el 20 por ciento del agua dulce del mundo, y entre el 30 y el 50 por ciento de la flora y fauna mundial, según el documento preparatorio del sínodo.
  6. ¿Qué es la REPAM? El papa Francisco inspiró la creación de la Red Eclesial PanAmazónica (REPAM) en 2014. Cuenta con el respaldo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y abarca las nueve iglesias de la región. Su objetivo es atraer la atención mundial a la región y promover los derechos de los pueblos que la habitan. Según sitios oficiales, la REPAM ha intentado dar una voz a liderazgos indígenas, crear una escuela para promover los derechos humanos, apoyar a las comunidades indígenas en su lucha por el territorio, propiciar el diálogo, proteger a las tribus aisladas, elaborar mapas y compartir el mensaje de Laudato Sì con líderes comunitarios. El presidente de la REPAM y también de la Comisión Episcopal Especial para la Amazonía es el Cardenal Claudio Hummes (1934-), originario de Montenegro, Rio Grande do Sul.
  7. ¿De qué trata el documento preparatorio? «Amazonía: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral. Documento preparatorio del Sínodo de los Obispos para la Asamblea Especial sobre la Región Panamazónica» guiará las discusiones de los participantes en el sínodo. Se nutre principalmente de la encíclica Laudato Sì (47 citas en total, más que de cualquier otro documento eclesiástico). Se divide en tres partes: ver, discernir y actuar. Del diagnóstico se pasa a una descripción de la conversión ecológica y pastoral que debe producirse dentro de la Iglesia para la región. La tercera parte propone una «Iglesia con rostro amazónico».  Afirma que las selvas amazónicas son «tierra santa» y llama a los católicos a «crecer en su espiritualidad escuchando la sabiduría de sus pueblos». El secretario ejecutivo de la REPAM, Mauricio López, explica que el documento se centra en tres «tensiones». Existe tensión entre el territorio concreto de las Amazonas y la universalidad de la iglesia. También existe una tensión temporal: lo urgente de la crisis ambiental y el Kairos, o momento oportuno, para la Iglesia. Y finalmente, resalta la tensión entre la forma histórica de tomar decisiones en la Iglesia, centralizadamente, y la sinodalidad.
  8. ¿Porqué la controversia? La metodología sinodal tiende a generar controversia por si misma. Aún son motivo de álgidas discusiones otros sínodos, como por ejemplo el Sínodo sobre los jóvenes (#Synod2018), o los dos sínodos sobre la familia que rindieron como resultado la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia (2016). Entre las dudas que rondan el ambiente es: ¿cómo se relacionan con las enseñanzas magistrales de la iglesia dichos documentos postsinodales, sobre todo en cuestiones que no se dilucidan claramente?

El documento preparatorio para el próximo sínodo ha generado cuestionamientos específicos. El obispo José Luis Azcona, misionero español agustino recoleto, quien laboró en las Amazonas, lamenta que el texto ignore el avance del cristianismo pentecostal. De «heréticos» calificó ciertos puntos del documento el Cardenal alemán Walter Bradmüller, sobre todo lo que refiere a la idolatría panteísta de la Madre Tierra.  El Cardenal Gerard Müller y el Cardenal George Pell expresan similares dudas sobre el documento preparatorio y piden al papa Francisco hacer valer el magisterio de la Iglesia. 

El debate cobró fuerza luego de una conferencia de prensa que ofreció el papa Francisco a bordo de un avión, el 27 de enero del 2019, donde expresó que podría relajarse el requisito del celibato en lugares muy remotos donde hay poblaciones sin atención pastoral. Del 24-26 de junio de este año se llevó a cabo un retiro pre-sinodal donde se discutió la posibilidad de ordenar a hombres casados y se pide la Iglesia «identificar el tipo de ministerio oficial que pudiera conferirse a mujeres». El Obispo Erwin Kräutler, involucrado directamente en la organización del sínodo, declaró públicamente su esperanza de que el sínodo apruebe la ordenación de diáconos mujeres y de hombres casados. En contraste, Vatican News publicó el 9 de agosto que el papa Francisco anunció que «absolutamente no» se trataría la ordenación de sacerdotes casados en el sínodo, y que sí se denunciaría el aislacionismo y el populismo, así como los efectos de los mercados globalizados en la identidad de los pueblos. 

En conclusión, son diversos y complejos los temas que los católicos debemos estudiar, y llevar a la oración, en anticipación del Sínodo Pan Amazónico.


Foto: Mazur/catholicnews.org.uk

© 2018 Instituto Fe y Libertad Guatemala, Guatemala 01010