El dilema de la Navidad

6 minutos

Por Daniel Behar

Las opiniones expresadas en este espacio no necesariamente reflejan la postura del Instituto Fe y Libertad y son responsabilidad expresa del autor.

Estamos en la recta final de este año, y con ello, entramos a una temporada festiva muy alegre. Las familias comienzan a preparar lo necesario para sus cenas de fin de año, las tiendas están llenas de compradores de regalos y, lo más importante, comienzan los preparativos para celebrar el nacimiento de Jesús… ¿o debería ser así? Navidad fue elegida para celebrar que Jesús ha venido a nosotros, pero ¿dónde quedó esa celebración? ¿Acaso Santa reemplazó al «regalo perfecto»? ¿La Navidad es un invento capitalista para incentivar el consumo masivo y el materialismo? Muchas son las preguntas que rodean esta celebración, las cuales han desvirtuado el motivo principal de dicha fiesta. Esto ha despertado un debate de nunca acabar: como cristianos, ¿debemos celebrar la Navidad? No deseo dar respuesta a esa pregunta que no es nada sencilla y tiene años dando vueltas en el ámbito cristiano, pero en este breve blog, deseo exponer por qué yo sí celebro la Navidad y las razones y motivaciones que me mueven a disfrutar esta temporada.

El nacimiento de Cristo marcó un antes y un después en el mundo, y no me refiero únicamente a su uso actual para indicar siglos y momentos en el tiempo. Para nosotros, este evento marca el cumplimiento de muchas promesas descritas en el antiguo testamento. En Isaías 9:1-7 se encuentra una profecía dada de parte del Señor anunciando el nacimiento y reinado del Mesías; todo el capítulo 5 de Miqueas habla del reinado de un libertador nacido en Belén y hay muchas más promesas indicando de la venida del Salvador. En lo personal, estas promesas cumplidas son motivo de celebrarse. Se que lo más importante fue la muerte de Jesús, ya que ese acto nos limpió de nuestros pecados, pero no pudo haber una muerte si antes no hubo un nacimiento. Ambos son igual de importantes y los dos cumplen profecías y promesas en el antiguo testamento. La principal motivación que tengo es celebrar la Navidad basado en el propósito de su creación: agradecer que nació el Salvador. Muchas personas en esta temporada están más abiertas a escuchar de Jesús y celebrar conscientemente es una forma de predicar de Él y enseñar que celebramos que nuestra esperanza ha llegado. 

Un señalamiento negativo que muchos creyentes le señalan a la Navidad, adicional a las preguntas planteadas previamente, es el hecho de sus orígenes paganos y los elementos no cristianos que posee. Muchos estudiosos han vinculado la Navidad a un culto romano al dios Saturno, el dios de la agricultura, o incluso a festividades de tribus germánicas, de donde procede el árbol navideño y la tendencia de dejar los regalos debajo de él. La fecha es otro elemento que muchos consideran como negativo de la Navidad. Historiadores han encontrado incoherente la fecha definida con el contexto bíblico, ya que la Biblia narra que hay pastores pastoreando sus ovejas en un campo cercano. En las fechas de diciembre el clima es muy frío para poder llevar al ganado a pastorear, actividad que se realiza durante las últimas semanas de octubre y principios de noviembre. Finalmente, el hecho de que el capitalismo «aprovechó» la ocasión para mejorar precios y motivar a que las personas compren más, suele atribuirse al hecho de que nuestra sociedad es extremadamente materialista y esta fiesta solo es una estrategia para afianzar esa tendencia. Todo esto y muchos otros argumentos tachan a la Navidad de haberse vuelto como una fiesta pagana, por lo que muchos argumentan que celebrarla es incorrecto.

La palabra Navidad viene del latín nativitas, que significa nacimiento. La Pascua ha sido usada también como sinónimo. Muchos creyentes del pasado, de épocas cercanas a los siglos I y V, le dieron mucha importancia al nacimiento de Jesús y trataron de proponer una fecha basándose en varios argumentos. Uno de ellos usa de referencia a Zacarías, tomándolo de referencia ya que era sacerdote. Juan Crisóstomo notó que Zacarías perteneció a la octava orden sacerdotal, y partiendo de allí analizó los movimientos que María y Elizabet hicieron, ya cuando ambas estaban embarazadas de Jesús y Juan el Bautista, respectivamente. Puede que haya habido un error en el cálculo de las fechas, pero la motivación no es adaptarlo a una fiesta pagana, sino tratar de predecir correctamente cuándo nació Jesús. Aunque la fecha puede que sí esté equivocada, las primeras propuestas no deseaban coincidirlo con una fiesta pagana y los cálculos de esta se trataron de sustentar en la Biblia y algunos registros históricos judíos. Con esto incluso podemos notar que no es un invento capitalista ni materialista. No niego que en el camino se hayan introducido elementos paganos a la celebración y que el propósito se haya ido perdiendo, siendo usado incluso en la actualidad con fines de mercadeo, pero el origen busca celebrar a Jesús y si quitamos todo lo que no sea correcto y le damos el adecuado sentido, puede ser una fiesta dedicada a agradecerle plenamente a Él por haber nacido.

El dilema de la Navidad es un debate muy largo entre quienes defienden la celebración y los que la tachan de secular y tratan de convencer a los demás de ello. Queda en cada uno decidir cómo celebrarlo o si no desea hacerlo, pero como pudimos ver, su origen no busca adecuarse a una actividad pagana para «cristianizarla», sino que era una genuina búsqueda de esa fecha especial. Los que celebramos esta fecha deseamos agradecer el cumplimiento de las promesas de Dios de enviar a su hijo y compartir del verdadero evangelio durante esta temporada. Si algo no podemos dejar de hacer, es aprovechar para compartir de Jesús y aunque no sea su fecha de nacimiento, el impacto que puede causar eso puede hacer que toda la actividad valga la pena. ¡Les deseo unas felices fiestas, llenas de amor y felicidad junto sus familias, y que el 2022 sea bueno para ustedes!


Referencias adicionales:

Etimologias de Chile. (s. f.). NAVIDAD. Etimologías de Chile – Diccionario que explica el origen de las palabras. Recuperado 10 de diciembre de 2021, de http://etimologias.dechile.net/?navidad

Donnelly, P. A. LA NAVIDAD. Recuperado 10 de diciembre de 2021, de Navidad – Fiesta Cristiana o Pagana.doc (live.com)