¿Cuál es la historia de Hanukkah?

4 minutos

Por Zvi Harpaz

Las opiniones expresadas en este espacio no necesariamente reflejan la postura del Instituto Fe y Libertad y son responsabilidad expresa del autor.

La palabra Janucá en Hebreo significa inauguración y se refiere a la reapertura o re-inauguración del Templo después de la victoria sobre los griegos.

El origen de la fiesta de Janucá es por ahí de los años 174 antes de la era común, cuando controlaban la zona los griegos. El general Antiochus Epiphanes IV decidió quebrar el espíritu de los judíos; mandó a colocar una estatua de él mismo, y una estatua de oro de un águila, en el templo. Su intención era enseñar a los judíos una «lección» para que respetaran a los griegos, pero ellos comprendieron que su acto profanó el templo. Un sacerdote del templo, un hombre de la dinastía Hasmonea llamado Matatías, el cual tenía cinco hijos, decidió iniciar una revuelta contra los griegos y sacó un llamado al pueblo diciendo «quien esté con Dios, que venga conmigo». Así empezó la rebelión contra los griegos. Al cabo de un tiempo, los rebeldes, cuyo líder era Judá el Macabeo, el hijo de Matatías, lograron vencer a los griegos y echarlos del país. 

El pueblo judío y los sacerdotes entraron al templo y quisieron limpiarlo de todas las impurezas que dejaron los griegos. Sacaron las estatuas, limpiaron el templo, y quisieron encender la Menorah, el candelabro de siete brazos que estaba siempre iluminado en el templo, y el cual fue hecho según las instrucciones que Dios había dado al pueblo en el libro de Éxodo, pero descubrieron que los griegos destruyeron todos los jarros y derramaron el aceite de oliva puro que se usaba para encender la Menorah. De repente, encontraron los macabeos un jarrito chico con aceite que había quedado intacto. Era una cantidad de aceite muy chica, suficiente apenas para encender la Menorah por un día, y se necesitaban ocho días para abastecer de nuevo la reserva de aceite en el templo (el aceite de aquel entonces se traía de la Galilea que está a unos 170 km de Jerusalén, y el viaje se demoraba aproximadamente cuatro días de ida y cuatro días de vuelta).

Ocurrió entonces un milagro: el jarrito chiquito, que era suficiente para un día, alcanzó para los ocho días que se necesitaban para traer más aceite y por eso se celebra la fiesta de Janucá durante ocho días completos. La Menorah, que estaba en el templo tenía siete brazos y como les dije estaba hecha según las instrucciones que Dios le dio al pueblo en el libro de Éxodo. Sin embargo, para Janucá, se suele utilizar un candelabro de nueve brazos (llamado Janukia) que simboliza los ocho días del milagro del aceite y el brazo central, el noveno, el cual sirve para encender a los otros ocho brazos. La Janukia se enciende de la siguiente manera: víspera del primer día de Janucá se enciende un brazo y el brazo central, en el segundo día dos brazos y el brazo central y así se va aumentando cada día, hasta completar los ocho brazos más el brazo central en el último día de Janucá.

Es por eso que, como parte de la tradición, se suelen comer comidas hechas en aceite simbolizando el milagro del jarrito y la victoria de los Macabeos sobre los griegos, pues así lograron desterrar la oscuridad y llenarnos de luz. Los niños tienen también un juego especial para la ocasión que consiste en un trompo de cuatro caras y sobre ellas hay una letra en hebreo que corresponde a una palabra de la frase «gran milagro hubo aquí» ( en hebreo, nes gadol haya po).

* * * 

Un app para conocer Israel

Se acaba de publicar una aplicación electrónica y una plataforma en Internet para promover el turismo virtual con contenidos acerca de Israel. El App se llama TourMeApp y tiene muchísima información que les encantará, además de tours increíbles de esta tierra. Puedes visitar la página web en www.tourmeapp.net y disfrutar del contenido en inglés, español o portugués.

Espero que disfrutes recorriendo el sitio y el App, y que este esfuerzo sirva para dar a conocer la belleza y la cultura de Israel. Deseo que este Janucá, esta fiesta de las luces, sea un tiempo de bendición para el pueblo judío, en Israel y en el resto del mundo, y para las personas de buena voluntad.