Reseña: La Independencia y el Centenario, Una mirada desde el siglo XXI

6 minutos

Por M. Lorena Castellanos y Carlos Sabino

Reseña por Carroll Rios de Rodríguez

Las opiniones expresadas en este espacio no necesariamente reflejan la postura del Instituto Fe y Libertad y son responsabilidad expresa del autor.

El tiempo de publicación de esta obra es perfecto: estamos a punto de conmemorar el bicentenario del Día de la Independencia en Guatemala. En febrero de este año, se nos informó que el Ministerio de Cultura y Deportes planificaba 200 actividades deportivas, artísticas y culturales a lo largo de varios meses.1 Hace poco, sin embargo, se informó que a causa de la pandemia provocada por Covid-19, algunas de las actividades serán virtuales, o se cancelarán.2 De tal suerte que será un mes patrio apagado, aunque existen varias iniciativas privadas y paralelas centradas en el bicentenario, como el lanzamiento de 200 cajas especiales de ron Zacapa, y algunas actividades académicas.

Los historiadores Lorena Castellanos y Carlos Sabino relatan que, en 1921, cuando se avecinaba el centenario, tres sucesos difíciles golpearon Guatemala. Primero, a lo largo de cuatro meses, los terremotos de 1917 y 1918 provocaron daños graves en el departamento de Guatemala. Un número desconocido de personas fallecieron, hubo cortes de luz y agua, y se erigieron campos de refugiados en la ciudad, entre otras cosas. Segundo, llegó al país la llamada gripe española, que cobró entre 75,000 y 150,000 vidas guatemaltecas, según David McCreery.3 Y tercero, la debilitada dictadura de Manuel Estrada Cabrera llegó a su fin, con todo y enfrentamientos militares, una vez este firmó la capitulación el 14 de abril. 

Bajo esas complejas circunstancias, el nuevo gobierno de Carlos Herrera volcó la vista hacia los festejos del centenario. El libro por Castellanos y Sabino describe los planes esbozados, así como las actividades que finalmente se llevaron a cabo. Se organizaron actividades deportivas y artísticas, desfiles militares, carreras de caballos y exhibiciones de productos industriales. Se erigió la estatua al expresidente José María Reina Barrios (gobernó de 1892-1898) en la Reforma. 

Haz clic sobre la imagen para suscribirte y activar las notificaciones para no perderte la entrevista.

Al comparar el centenario con el bicentenario, el lector detectará un clima francamente distinto, en lo que a la opinión pública respecta. Los textos, los actos y los discursos congratulatorios de 1921 transmiten orgullo patrio. En contraste, en el presente son muchos los comentarios de rechazo, vergüenza o hasta queja con relación a la firma de la independencia —ya sea porque no trajo consigo un cambio drástico en la gobernanza, o porque se tiene en menos el aporte hispano-europeo, o porque, bajo la lupa marxista, se cree que el poder permaneció en manos de una clase élite dominante. En este ambiente conflictivo, el Ministerio de Cultura y Deportes empieza afirmando 3000 años de riqueza cultural, para dar realce a la civilización maya y restar importancia al influjo español. ¿Será que estas lecturas, teñidas de las ideas en boga, como la teoría crítica de la raza, la cultura de la cancelación y el progresismo intolerante, afloraron después de 1921? 

Otro discernimiento de Castellanos y Sabino es que los guatemaltecos tenemos una deuda con la investigación histórica: 

Hacer historia es relatar lo acontecido en el pasado tratando de comprenderlo en el contexto en que efectivamente se produjo, tomando en cuenta lo que sentían quienes entonces vivieron, sus ideas, sus valores y sus proyectos, sin olvidar qué es lo que sabían, pero también lo que en su momento ignoraban… No es el cometido del historiador relatar los sucesos del pasado desde el privilegiado punto de vista del presente (p. 82).

Existen aún muchos aspectos de la historia guatemalteca que merecen ser investigados con este espíritu, incluyendo los eventos que condujeron a la firma del acta de independencia, que es, posiblemente, uno de los períodos históricos más estudiados. Castellanos y Sabino hacen un buen trabajo, en los primeros capítulos, de hilvanar la zozobra política en que se encontraba España desde 1808 con los sucesos en el Reino de Guatemala. Como bien señalan, Guatemala enfrentó una «encrucijada» (p. 56); podía permanecer colonia, anexarse a México, convertirse en una federación centroamericana, o correr suertes como pequeños países soberanos, que fue al final lo que ocurrió. A 200 años de distancia, los autores concluyen que no estaban dadas las condiciones, en 1821, para una federación centroamericana altamente centralizada o «laxa». «Se formaron así cinco naciones, emparentadas por un pasado común pero independientes por completo» (p.88). 

Leer este libro nos informa que el mismísimo propósito de conmemorar una fecha obliga a los protagonistas de hoy a aprender más sobre los sucesos que condujeron a ese día y los protagonistas de ayer. Incita a la recuperación e inspección de documentos con valor histórico. Por ejemplo, Castellanos y Sabino relatan las comisiones hechas al artista Agustín Iriarte Castro, quien además de trabajar en el Palacio del Centenario y en unas postales de los próceres, pintó el cuadro en óleo, El día de la jura. (p. 177) El cuadro retrata a los «Padres de la Patria» saliendo del palacio luego de jurar la independencia, el 23 de septiembre de 1821. De la obra de Iriarte Castro aprendemos sobre los años veinte, tanto del siglo XIX como del siglo XX. Comunica en una vista que la independencia requirió un proceso, que no ocurrió un día. 
Sabino y Castellanos cierran con una cita, publicada el 30 de septiembre de 1921, en el periódico La Patria: «los festivales han sido cultos y animados por lo general y dejan grata impresión entre todos los que a ellos concurrieron» (p. 226). Concluyen los autores que los festejos centenarios brindaron a los capitalinos, especialmente, «un respiro» luego de los terremotos, la fiebre española y la Semana Trágica.


1 Ver la explicación en el sitio del Ministerio de Cultura y Deportes, https://mcd.gob.gt/bicentenario/

2 Oscar García y Henry Montenegro, «Gobierno cancela actividades de celebración del Bicentenario por pandemia del covid-19 en Guatemala», Prensa Libre, 30 de agosto, 2021, recuperado de https://www.prensalibre.com/guatemala/comunitario/gobierno-cancela-actividades-de-celebracion-del-bicentenario-por-pandemia-del-covid-19-en-guatemala-breaking/

3  Se trata de David McCreery, quien publica el artículo «The 1918-19 Pandemic of Influenza: The Urban Impact in the Western World», a su vez citado por Richard N. Adams en la Historia General de Guatemala.