Cuba y la Virgen de la Caridad del Cobre

11 minutos

Por Carroll Rios de Rodríguez

Las opiniones expresadas en este espacio no necesariamente reflejan la postura del Instituto Fe y Libertad y son responsabilidad expresa del autor.

«Hegemonía cultural, resistencia y disfraces simbólicos, incautación de los valores religiosos en beneficio de las metas políticas, son los elementos clave de este denso tejido en el que los hilos del poder se cruzan con los motivos de la fe», sentencia el académico Félix Báez-Jorge. Se refiere al manejo político de la Virgen de la Caridad del Cobre, la «Cachita», una bella imagen encontrada en 1612 y convertida en patrona de Cuba en 1916 por el papa Benedicto XV. 

Recién vimos, en videos caseros, a la imagen revoloteando sobre las cabezas de los manifestantes en Bejucal, que claman libertad y el fin de la dictadura castrista. Esta imagen de la Virgen ha acompañado al pueblo cubano durante más de 400 años de altibajos políticos. 

Lo que dice Báez-Jorge queda perfectamente ilustrado por los sucesos recién inaugurada la revolución castrista. La «Cachita» estuvo presente en el Congreso Católico Nacional de 1959. Una gran muchedumbre y varios comandantes, incluyendo a Fidel Castro, participaron en la misa celebrada en la Plaza de la Revolución. 

Al poco tiempo, Fidel Castro se declaró marxista-leninista y ateo, y principió la persecución de la Iglesia Católica. Una declaración de los obispos cubanos, con fecha del 7 de agosto de 1960, sentencia que «la mayoría absoluta del pueblo cubano que es católico, sólo por el engaño o la coacción podría ser conducida a un régimen comunista». La dictadura respondió con cárcel y destierro para muchos sacerdotes. Dos universidades católicas, 350 escuelas católicas y 100 escuelas protestantes fueron confiscadas mediante una ley decretada el 6 de junio de 1961. Ese año, el gobierno prohibió la procesión que se realizaba anualmente con motivo de la fiesta patronal de la Virgen, el 8 de septiembre. No obstante, miles de personas se congregaron frente a la iglesia y, «después de tomar una imagen de La Caridad de una casa cercana se dirigieron hacia el Palacio Presidencial, gritando “Cuba Sí, Rusia No, y Viva Cristo Rey”». Unos días más tarde, según narra el Obispo Agustín Román, él y otros 100 religiosos fueron expulsados de Cuba a bordo del barco Covadonga, el cual se dirigía a España.

El régimen procedió a establecer la Oficina de Asuntos Religiosos en 1965, para controlar las actividades de personas creyentes, tal y como se hacía en la Unión Soviética y en China. Entre sus cometidos estaba reducir a un mínimo (110 aproximadamente) el número de sacerdotes en el país. Era prohibido ser miembro del Partido Comunista y católico. Mucha gente, temerosa, dejó de acudir a su iglesia y ocultó las imágenes religiosas que tenían en casa. Ya no bautizaron a sus hijos, ni se casaron por la Iglesia. El gobierno además suprimió la observancia de la Semana Santa y de Navidad.

El régimen comunista cambió esta política de persecución luego de la publicación de la entrevista que Frei Betto, sacerdote dominico y teólogo de la liberación, le hizo a Fidel Castro. Pero ya habían pasado 25 años de dura represión. En Fidel y la religión (1985), el comandante admite que su gobierno debe superar una actitud de «discriminación sutil» contra los cristianos. Se abre así la puerta, tímidamente, a expresiones propias de la teología de la liberación.

Transcurrieron otros 13 años. Fidel Castro recibió oficialmente a san Juan Pablo II, cuando visitó Cuba del 21 al 25 de enero de 1998. Cuando el papa llegó a Santiago de Cuba, coronó a la Virgen de la Caridad del Cobre. «La Reina y Madre de todos los cubanos —sin distinción de razas, opciones políticas o ideologías—, guía y sostiene, como en el pasado, los pasos de sus hijos hacia la Patria celeste y los alienta a vivir de tal modo que en la sociedad reinen siempre los auténticos valores morales…» dijo el pontífice en su homilía el 24 de enero. El día antes, el papa había exhortado a los jóvenes cubanos a ser fuertes, a construir una nueva Cuba sobre la base de nuevos valores y «de una educación para la libertad, la justicia social y la responsabilidad». Wojtila padeció personalmente a causa del comunismo polaco, y por eso se atrevió a hablar de libertad, aunque empleó un lenguaje velado.

La imagen volvió a ser el centro de atención con motivo de la visita a la isla del papa Benedicto VI, quien ofició una misa para celebrar los 400 años de su descubrimiento. Dicha visita coronó un recorrido por el país que duró del 2008 al 2011. En su homilía, el papa Benedicto XVI confiesa que le «ha llenado de emoción conocer el fervor con el que María ha sido saludada e invocada por tantos cubanos, en su peregrinación por todos los rincones y lugares de la isla». 

Tres años más tarde, sería el papa Francisco quien visitaría Cuba, en 2015. En su homilía en Santiago de Cuba, el pontífice agradeció a las madres y abuelas que mantuvieron viva la fe «entre dolores y penurias». La Virgen de la Caridad del Cobre nos inspira a vivir «una revolución de caridad», añadió. El papa Francisco sugiere, así, la posibilidad de una ruta distinta a la represión y la violencia, una abierta a las expresiones de fe católica.

Las protestas contra el gobierno que estallaron a mediados de julio del 2021 son las más multitudinarias en 60 años, según muchos observadores. La Conferencia de Obispos, encabezada por Monseñor Dionisio Guillermo García, arzobispo de Santiago de Cuba, emitió un comunicado el 12 de julio en el que afirman no poder «cerrar los ojos» ante dichos sucesos. «[E]l pueblo tiene derecho a manifestar sus necesidades, anhelos y esperanzas,» subrayan los obispos. Advierten que el gobierno no puede reaccionar con el «inmovilismo», ni tampoco con la «rigidez y endurecimiento de posiciones». Finalizan su nota exhortando a las partes enfrentadas a escucharse mutuamente, e invocan a la Virgen de la Caridad, «siempre manantial de reconciliación». 

No hay casualidades: al señor arzobispo le correspondió también dar las palabras de bienvenida a S.S. Benedicto XVI a Cuba. Pocos días antes, había rescatado a un grupo de Damas de Blanco que fueron maltratadas por la policía y las turbas revolucionarias, y por ello, sus palabras al pontífice en esos momentos fueron fuertes y claras. «Ayúdenos, Santo Padre a que nuestro pueblo no tenga miedo…». En esa oportunidad, le contó al peregrino romano que «Esta pequeña imagen ante la que Ud. ha venido en peregrinación nos ha acompañado a lo largo de 400 años. Acudimos hasta su Santuario católicos y no católicos, creyentes y no creyentes porque en Ella descubrimos el amor de Dios para con nosotros…».

Hace sentido que los cubanos de ambos bandos quieran tener de su lado a la Virgen de la Caridad del Cobre. Fidel Castro y sus sucesores no lograron, en mi opinión, una conversión convincente…ni siquiera en vísperas de la publicación del libro por Betto. Sus esfuerzos lucen como burdas manipulaciones de símbolos religiosos para ganar el favor de una heroica población que siguió creyendo en Dios, a pesar de décadas de indoctrinación atea. Son estos creyentes, y sus descendientes, quienes ahora elevan la imagen de la Virgen sobre las calles. Son personas valientes, que confrontan a sus opresores de más de 60 años porque ya no aguantan más hambre, pobreza, represión e indignidad. La fe en Dios fortalece a las personas que enfrentan encrucijadas vitalicias; para muchos cubanos, llegó el momento de arriesgar la vida por la libertad religiosa, y la libertad a secas. Es entendible su deseo de bañar su causa con un matiz sobrenatural, y de requerir la protección materna de la «Cachita». Quienes los observamos desde lejos, nos sentimos menos impotentes al unirnos a sus plegarias. Pedimos que se haga el milagro, y que Cuba pronto se libere de la cruel dictadura castrista.


1. Félix Báez-Jorge, «La Virgen de la Caridad del Cobre y la historiografía cubana (Dogmatismos y silencios en torno al poder y la nación», Ulúa, enero-junio del 2003, recuperado de https://cdigital.uv.mx/bitstream/handle/123456789/8867/ulua1pag117-136.pdf?sequence=3&isAllowed=y

2. Redacción de Cibercuba, «Virgen de la Caridad del Cobre bendice a manifestantes en las calles de Benjucal», Cibercuba, 11 de julio, 2021, recuperado de https://www.cibercuba.com/noticias/2021-07-12-u1-e199370-s27061-virgen-caridad-cobre-bendice-al-protesta-calles-bejucal

3. «Comunismo contra la religión: 100 años de historia (Cuba, IV parte), Radiotelevisión Martí, 9 de noviembre, 2017, recuperado de https://www.radiotelevisionmarti.com/a/comunismo-religion-cuba-/155506.html

4.  Comunismo contra la religión, Op. Cit.

5. Según la fuente Comunismo contra la religión, fueron 132 los sacerdotes expulsados.

6.  Deborah Ramírez, «Priest recalls forced voyage out of Cuba», South Florida Sun Sentinel, 28 de diciembre, 1997, recuperado de https://www.sun-sentinel.com/news/fl-xpm-1997-12-28-9712270244-story.html

7. Comunismo contra la religión, Op. Cit.

8.  Silvia Pedraza, entrevista, «La Iglesia Católica en Cuba: una relación conflictiva», M Español, University of Michigan, 21 de septiembre, 2015, recuperado de https://espanol.umich.edu/noticias/2015/09/21/la-iglesia-catolica-en-cuba-una-relacion-conflictiva/

9.  Frei Betto, Fidel y la religión, Conversaciones con Frei Betto, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1985. Citado por Miguel Concha en su reseña, «Fidel y la religión», revistas UNAM.

10.  S.S. Juan Pablo II, «Homilía del Santo Padre», Santiago, 24 de enero, 1998, recuperado de https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/homilies/1998/documents/hf_jp-ii_hom_19980124_santiago.html

11.  S.S. Juan Pablo II, «Mensaje del Santo Padre a los jóvenes cubanos», Camaguey, 23 de enero, 1998, recuperado de https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/messages/pont_messages/1998/documents/hf_jp-ii_mes_19980123_youth-lahavana.html

12.  S.S. Benedicto XVI, «Homilía de la Santa Misa con ocasión del 400 Aniversario del hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre», pronunciada el 26 de marzo, 2012 en la Plaza Antonio Maceo de Santiago de Cuba, recuperada de https://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/homilies/2012/documents/hf_ben-xvi_hom_20120326_santiago-cuba.html

13.  Redacción Aciprensa, «Texto y Video: Homilía de la Misa del Papa Francisco en Santiago de Cuba», Aciprensa, 22 de septiembre, 2015, recuperado de https://www.aciprensa.com/noticias/texto-y-video-homilia-de-la-misa-del-papa-francisco-en-santiago-de-cuba-34795

14.  Los Obispos Católicos de Cuba, «Comunicado 12 de julio,» La Habana, 12 de julio de 2021, recuperado de https://iglesiacubana.org/cocc/pages/articles/1643

15.  Eva Belfrage, «El Arzobispo de Santiago de Cuba, Monseñor Dionisio García Ibáñez, parece ser una luz en la obscuridad de la jerarquía católica en Cuba,» Cuba Democracia y Vida, 30 de marzo, 2012, recuperado de http://www.cubademocraciayvida.org/web/print.asp?artID=16950

16.  Monseñor Dionisio García, arzobispo de Santiago de Cuba, «Saludo al Santo Padre de Mons. Dionisio García», Sociedad Civil, Religión y Sociedad, 10 de mayo, 2012, recuperado de https://centroconvivencia.org/convivencia/sociedad-civil/2637/saludo-al-santo-padre-de-mons-dionisio-garca-arzobispo-de-santiago-de-cuba