Por Sirin Mubarak, estudiante universitaria de Relaciones Internacionales
smubarak@ufm.edu 

So fear Allah as much as you are able and
listen and obey and spend [in the way of Allah];
it is better for yourselves. And whoever is protected
from his own greed – it is those who will be the successful.
                                             (The Quran, At Taghabun 64:16)

Temed a Allah cuanto podáis, escuchadle, obedecedle
y haced caridad, pues es lo mejor para vosotros.
Y sabed que quienes luchen contra la propia avaricia
serán los triunfadores.
                                              (El Sagrado Corán, At Taghabun 64:16)

 

Para comenzar, es de mayor envergadura señalar que el tema del siguiente texto gira en torno al concepto de la avaricia y si la misma es necesaria o requisito dentro del capitalismo. Para el desarrollo del ensayo, es necesario exponer los puntos principales abarcados en la lectura Defending the Free Market, The Moral Case for a Free Economy del padre Robert Sirico. Es indispensable sostener que el sistema de economía capitalista no requiere de la avaricia como suelen argumentar algunos autores. No obstante, esto no quiere decir que dentro del capitalismo no existan individuos que actúen de manera avara.

Ahora bien, antes de seguir, es menester recordar el significado de la palabra avaricia para evitar confusiones a lo largo del texto. La avaricia, según la Real Academia Española, es el “afán desmedido de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas”. Al tomar eso en cuenta, es importante destacar que la avaricia, según el padre Sirico, no es un aspecto que se limita a cosas materiales, puesto que también se puede considerar como el deseo descontrolado de prestigio, riquezas, personas o de status; un deseo se vuelve un vicio cuando el mismo se vuelve desbalanceado y cuando se convierte en un afán irrazonable. Dicho de otra manera, entraña el deseo descontrolado del individuo de obtener lo que no tiene y de determinar la manera en la que pretende satisfacer sus deseos sin tomar en cuenta a los demás.

La avaricia también se analizó desde el punto de vista cristiano, que considera que ser avaro es uno de los pecados capitales debido a que empuja a las personas a llevar a cabo sus acciones con el fin de satisfacer sus deseos sin tomar en cuenta la instrumentalización de las personas, lo cual deja a un lado su valor intrínseco y su dignidad. Además, las personas avaras cometen otros pecados al intentar obtener su objetivo sin importar los medios utilizados. Estoy de acuerdo con esta perspectiva, pero más adelante expondré el mismo tema desde el punto de vista del Islam, puesto que no se desvía de la visión cristiana.

Gustave Doré del Cuarto Círculo (Avaricia y Prodigalidad) del Infierno de Dante Alighieri

Mi afirmación en cuanto al tema elegido es que la avaricia no es propio del sistema económico capitalista, ya que considero que su presencia depende de cada persona que decida ser así o no. Es decir, la avaricia depende de la ética personal de cada individuo y no es una cuestión que se encuentra sólo dentro del capitalismo, por lo que puede existir dentro de cualquier sistema económico. Estoy de acuerdo con la idea que sostiene que desear una mejor vida no es inmoral, siempre y cuando el mejoramiento material no se convierta en el fin del individuo. En la actualidad, es difícil que la mayoría de los individuos no hagan del mejoramiento material su fin, ya que considero que es parte de la naturaleza humana querer tener más o mejores cosas materiales para satisfacer sus deseos que no siempre son necesarios para vivir. Considero que esto va de la mano con las mejoras tecnológicas y las innovaciones que han creado nuevas demandas en las sociedades. En cuanto al tema de las ganancias, estoy de acuerdo con el padre Sirico porque considero que estas no evidencian la avaricia y no están vinculadas a ella, puesto que no es condición necesaria para la generación de ganancias. Un individuo puede obtener ganancias sin necesidad de ser avaro.

Dentro de la religión islámica, la avaricia es considerada un pecado, por lo que, como lo evidencia la cita del Corán al inicio del ensayo, se sostiene que los individuos exitosos son aquellos que se alejan de la avaricia. Además, cabe destacar que desde el punto de vista islámico, la avaricia es algo personal y ello apoya mi postura señalada anteriormente, que radica en que la avaricia depende del individuo cuya conducta va en el camino del deseo descontrolado; es decir que refuerza mi perspectiva que sostiene que el concepto es personal y por ende, depende de la ética personal de cada individuo que decida ser avaro o no. Por otro lado, el islam considera que la avaricia no tiene límites ya que es un círculo vicioso, y al igual que el cristianismo, establece que empuja a los individuos a cometer pecados al intentar cumplir sus deseos descontrolados, además de que la categoriza como uno de los peores males. La siguiente cita del libro At-Tirmidhi, compilado por Muhammad ibn Isa ibn Surah At-Tirmidhi (Book 1, Hadith 485) confirma lo explicado: “Messenger of Allah (ﷺ) said, “Two hungry wolves sent in the midst of a flock of sheep are no more destructive to them than a man’s greed for wealth and fame is to his Deen”1.

A modo de conclusión, es indispensable señalar que considero que el libre mercado proporciona un sistema de pérdidas y ganancias que guían el comportamiento del individuo hacia actividades que son beneficiosas para los demás y que no requiere de la avaricia. Vuelvo a sostener que la avaricia es personal y depende de la ética personal de cada individuo, por lo que no es una característica del sistema capitalista y puede estar presente en otros sistemas económicos. De último, considero que el capitalismo es el sistema económico más moral pero hay que tomar en cuenta que los seres humanos no son perfectos y ello significa que el sistema no puede evitar que los mismos acudan a tomar acciones de carácter avaro. No obstante, fomenta la buena conducta, ya que proporciona las reglas del juego más claras que guían el comportamiento de los individuos y reduce la incertidumbre en la cooperación e interacción social.

________________

1Deen: palabra árabe que significa religión.

Bibliografía

Ansaari, A. (2 de enero de 2014). The Evil of Greed and the Counter Offered By Islam . Recuperado el 26 de octubre de 2015, de Turn To Islam : http://turntoislam.com/blog/370/the-evil-of-greed-and-the-counter-offered-by-islam/

At-Tirmidhi. (26 de octubre de 2015). The Book of Miscellany . Recuperado el 26 de octubre de 2015, de Sunnah: http://sunnah.com/riyadussaliheen/1/485

Sirico, R. (2012). The Moral Case for a Free Economy. Washington, DC: Regnery Publishing Inc. .
The Noble Quran. (2015). Recuperado el 26 de octubre de 2015, de The Noble Quran: http://quran.com/search?q=greed

________________________________________________________________________

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. El Instituto Fe y Libertad abre este espacio para dialogar e impulsar el florecimiento humano promoviendo la libertad individual y los principios judeocristianos.

© 2018 Instituto Fe y Libertad Guatemala, Guatemala 01010

Follow us: