Por Hugo Díaz, Director UFM Acton MBA in Entrepreneurship

Fuente: Estrategia y Negocios

Es muy valioso que los jóvenes de esta generación estén buscando significado y propósito desde una temprana edad. Para apoyarlos será importante dotarlos con herramientas y ayudarlos a llegar al fondo de su búsqueda al mismo tiempo que se mantienen productivos.

Recientemente, me enteré que un joven emprendedor guatemalteco que ha recibido cierta cobertura mediática por la empresa tecnológica que fundó, ha decidido mudarse a una isla en Asia para buscar el propósito de su vida. Propósito que no se sabe cuánto tiempo podría tardar en ser descubierto. Según relata en su blog, a pesar de contar con un buen trabajo y una vida feliz, siente que “algo” aún le hace falta.

Curiosamente, no está solo. Este joven es parte de la generación conocida como los “millennials”, aquellas personas nacidas entre los años 1980 y 2000. Según un estudio recientemente realizado por la firma Deloitte, los millennials buscan trabajos que tengan un significado propio; otorgando un mayor valor al impacto que su trabajo podría llegar a tener, incluso, por encima de un salario.

Ante esta tendencia, vale la pena preguntarse: ¿qué despierta el interés por esta búsqueda? ¿Es una misión de vida, una causa por la cual luchar o simplemente darle sentido a lo que están haciendo? ¿Cómo identificar si se ha encontrado lo que se busca? Y, ¿es el propósito algo estático o puede evolucionar con el tiempo?

Fuente: estrategiaynegocios.net

Fuente: estrategiaynegocios.net

Más allá de los aspectos filosóficos o creencias religiosas relacionadas con este tema, uno de los elementos que tienen en común las personas en esta búsqueda es que una parte considerable está ligada al trabajo que realizan cada día. Quieren poder dedicarse a algo que les guste y tenga algún significado. En ese sentido, el autor Jim Collins sugiere buscar en la intersección del talento personal y la pasión, una necesidad o problema que resolver. La idea es buscar algo en lo que se sea excepcionalmente bueno, sea apasionante de hacer y que a la vez, resuelva una necesidad o problema lo suficientemente grande. El concepto es sencillo, sin embargo, su aplicación es mucho más compleja de lo que parece.

Por esta razón, los fundadores del Acton MBA decidieron incluir en el currículum un curso llamado “Life of Meaning” (una vida con significado). Siendo empresarios exitosos con el llamado a formar a la próxima generación de emprendedores con principios, este grupo se dio cuenta que en el currículum de los programas de MBA hacía falta incluir un curso que ayudar a los estudiantes a obtener más claridad para planificar su siguientes pasos. Durante el curso, los estudiantes se ven expuestos a una serie de casos de la vida real que los hacen cuestionarse que harían en distintas situaciones en las que sus principios y valores puedan ser retados o que se encuentren en un punto de inflexión en su vida y tengan que elegir el camino a tomar. El curso exige al estudiante diseñar un plan de vida en el que se planteen metas específicas y los pasos intermedios para llegar a esas metas. Todo esto dentro del marco de un diálogo socrático en el que el profesor nunca da respuestas sino solamente guía la clase con preguntas.

Siendo un curso abierto muchas veces se inscriben personas ya avanzadas en sus carreras que todavía están buscando ese significado. Esto demuestra que no sólo los millennials están en esta búsqueda, simplemente están iniciando más temprano y tienen una gran determinación a encontrar su propósito. La diversidad de edades hace que la discusión sea aún más rica en experiencias y puntos de vista. Del curso han surgido innumerables casos de personas que han decido cambiar el rumbo de sus carreras y por ende, de sus vidas. Muchos de los estudiantes más jóvenes reportan que aunque desean ser emprendedores en el futuro, necesitan obtener experiencia y explorar una industria de su interés antes de “lanzarse al agua” por sí solos. Para ello, están dispuestos a empezar desde abajo y tomar un trabajo con una compensación baja pero donde puedan probar sus habilidades y crecer.

Es muy valioso que los jóvenes de esta generación estén buscando significado y propósito desde una temprana edad. Para apoyarlos será importante dotarlos con herramientas y ayudarlos a llegar al fondo de su búsqueda al mismo tiempo que se mantienen productivos. El proceso de cuestionamiento es lo que enriquece la experiencia y conforme evolucione el nivel de las preguntas que la persona se plantee, seguramente evolucionará también la persona.

© 2018 Instituto Fe y Libertad Guatemala, Guatemala 01010

Follow us: